Museo lapidaire

HISTORIA DEL EDIFICIO


La existencia del museo Lapidaire como colección arqueológica del museo Calvet, remonta a 1933. Las esculturas antiguas y medievales amontonadas hasta entonces en la mansión de Villeneuve-Martignan, y también al aire libre en el patio de honor, fueron trasladadas a la antigua capilla del instituto de los Jesuitas.

Este magnífico testimonio de arquitectura barroca, no es la obra de un solo arquitecto, Etienne Martelange (1568 o 1569 - 1641), este famoso Jesuita diseñó los planos de la iglesia y empezó la construcción en 1620. Después de ocho años de interrupción, el arquitecto aviñonés François de Royers de la Valfenière, (1575-1667) continúa la obra.

El edificio es de gran sobriedad, está formado de una única nave, precedida de un nártex y que se termina en el coro, formado por un corto tramo y un ábside pentagonal, bordeado de dos sacristías. A ambos lados de la nave se observan cinco tramos con grandes arcadas sobre las cuales se observan tribunas con balaustres. Por encima de las tribunas se superponen, un friso con decoración vegetal, una cornisa, el ático y vanos, actualmente murados de un lado pero que anteriormente poseían vitrales.

El conjunto impresiona aún por su majestuosidad, aunque el edificio haya tenido varias modificaciones y degradaciones, como lo demuestra la configuración actual del coro.

 

guide-Anglais-11_5

 

Previous
1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 Next